¿Qué es el Spam?

Todos los usuarios de Internet han escuchado la palabra “spam”. La ven en su buzón de e-mails con bastante frecuencia. Pero no todo el mundo sabe que hace algunos años la palabra “spam” no tenia nada que ver ni con Internet ni con los correos electrónicos.

“Spam” es un acrónimo derivado de las palabras “spiced” y “ham”, es decir, jamón condimentado.

En 1937, Hormel Foods Corporation (EE.UU.) comenzó a vender salchichas picadas, hechas de carne vencida. Los estadounidenses se negaron a comprar este producto poco apetecible. Para evitar pérdidas financieras, el dueño de la empresa, el Sr. Hormel, lanzó una campaña publicitaria masiva que terminó en un contrato de prestación de productos de carne en conserva para el Ejército y la Marina.

Ese mismo año, Hormel Foods comenzó a suministrar sus productos a las tropas estadounidenses y aliadas. Luego de la Segunda Guerra Mundial, con Gran Bretaña en las garras de una crisis económica muy fuerte, el spam se convirtió uno de los pocos productos a base de carne que no estaba racionado y, por lo tanto, era fácil de conseguir. George Orwell, en su libro ‘1984’, describió el spam como “piezas de carne rosa”, lo que le dio un nuevo significado a la palabra “spam”: algo desagradable, pero inevitable.

En diciembre de 1970 la serie cómica de televisión de la BBC “Monty Python Flying Circus” mostró una escenografía de un café en la que casi cada plato del menú incluía spam, la carne enlatada. Al tiempo que el camarero recitaba el menú lleno de SPAM, un coro de clientes vikingos ahogaba el resto de la conversación con una canción que repetía: “Spam, Spam, Spam, Spam, hermoso SPAM, maravilloso SPAM”. Se podría decir que estaban “spammeando” el diálogo. Desde entonces, la palabra “spam” se asoció a la idea de “información no deseada, entrometida y excesiva que suprimía los mensajes deseables”.

En 1993, el término “spam” se introdujo por primera vez en referencia a los mensajes electrónicos masivos no deseados. Richard Dephew, administrador de Usenet -un sistema de discusión en Internet distribuido en todo el mundo- escribió un programa que por error causó la liberación de decenas de mensajes recursivos en el grupo de noticias news.admin.policy. Los destinatarios de inmediato encontraron un nombre apropiado para estos mensajes molestos: spam.

El 12 de abril de 1994, una firma de abogados integrada por el matrimonio Canter y Siegel realizó el primer envío masivo de correo no deseado. El programador de la compañía utilizó Usenet para anunciar los servicios ofrecidos por Canter y Siegel, dando así inicio al spam comercial.

Hoy en día, la palabra “spam” es utilizada casi exclusivamente en la terminología del correo electrónico, aunque los productos de carne enlatada de Hormel Foods todavía se venden en EE.UU.

Antes de definir exactamente qué es el “correo no deseado”, debemos mencionar algunas palabras sobre el spam en general y cómo es entendido en otros países.

Dependiendo de los objetivos del remitente (spammer), el spam (correo masivo no deseado) puede incluir información comercial o no. En otras palabras, de acuerdo con el contenido del mensaje, el spam se divide en correo electrónico comercial no solicitado (UCE, por sus siglas en inglés) o en correo electrónico masivo no solicitado (UBE).

Un correo electrónico puede contener alguna información acerca de su contenido en el “Asunto”, mientras que en el cuerpo del mensaje, el remitente podría explicar por qué tiene las direcciones de los destinatarios sin su permiso y qué debe hacer el receptor con el fin de no obtener más mensajes de ese remitente en el futuro. En otras palabras, si un usuario desea darse de baja de los correos electrónicos no solicitados, deben seguir las instrucciones del spammer, que por regla general, requerirán información sobre la dirección de correo electrónico del usuario o la necesidad de llamar a un número de teléfono (un número de teléfono gratuito).

Los spammers saben que están enviando contenido no deseado, por eso tratan de hacer que parezca que no quieren incomodar al usuario. Utilizan inteligentemente el campo de Asunto e incluyen un mecanismo para darse de baja. De hecho, los spammers no se preocupan por reducir las molestias causadas por el spam. Es más, omiten toda responsabilidad de sus acciones mediante el uso de direcciones y encabezados falsos. Su único objetivo es ocultar su identidad para evitar así cualquier posible represalia.

Según Kaspersky Lab, el spam es todo correo electrónico masivo, anónimo y no solicitado.

Veamos más de cerca cada componente de esta definición:

Correo masivo: el spam real se envía en cantidades enormes. Los spammers ganan dinero a partir del pequeño porcentaje de destinatarios que toman acción sobre la publicidad, por lo que para que el spam sea rentable, el volumen de correos iniciales tiene que ser muy alto.

Anónimo: el spam es enviado desde direcciones falsificadas con el objetivo de ocultar el remitente real.

No Solicitado: las listas de correo, los boletines y otros materiales de publicidad que los usuarios finales han aceptado recibir pueden parecer spam, pero en realidad son correos legítimos. En otras palabras, la misma pieza de correo puede ser clasificado como spam o como correo legítimo, dependiendo de si el usuario dio o no su consentimiento en la recepción.

Cabe destacar que las palabras “publicidad” y “comercial” no se utilizan para definir el spam. Muchos mensajes de spam no son ni publicidad, ni ningún tipo de propuesta comercial. Además de ofrecer bienes y servicios, los correos de spam pueden caer en las siguientes categorías:

  • Mensajes políticos
  • Mensajes Cuasi-caritativos
  • Estafas financieras
  • Cadenas de mails
  • Spam falso utilizado para distribuir malware

Teniendo en cuenta que algunos correos no solicitados pueden resultar de interés para el destinatario, una solución antispam de calidad debe ser capaz de distinguir entre spam (correo no deseado masivo) y correspondencia no solicitada.

El correo no deseado debe ser eliminado a conveniencia del destinatario. La correspondencia no solicitada también se puede filtrar, pero esto debe llevarse a cabo con cuidado, dado que una propuesta comercial legítima, una campaña de caridad, un boletín de noticias o una invitación dirigida a un destinatario existente también podrían definirse como correos no solicitados, aunque no como spam. Los mensajes legítimos también pueden incluir mensajes de error en la entrega, mensajes mal dirigidos, advertencias de los administradores del sistema o incluso mensajes de viejos amigos que no han correspondido previamente. ¿Correos no solicitados? – Sí. ¿No deseados? – No necesariamente.

 

Advertisements

Deja un comentario